Seguridad en la red

Desde el principio, siempre han habido personas que se valen del engaño y el fraude para estafar a los incautos, arrebatándoles no solo dinero sino también información y cualquier otro elemento que represente algún valor para el victimario.

Allí en el ambiente cotidiano donde se desarrolla la vida diaria de las personas, timadores de todo tipo lanzan sus anzuelos esperando pacientemente a algún desprevenido que los muerda. Gracias a los avances de la tecnología el internet se ha vuelto un recurso cada vez más accesible al público.

Recurso que es utilizado para actividades de tipo laboral, personal, académico, de entretenimiento, entre otros. Sumándose cada día millones y millones de usuarios nuevos a la red.

La mayoría de estos usuarios desconocen normas de seguridad básicas al momento de utilizar el internet, lo que los hace un blanco fácil de los cyber-delincuentes que esperan pacientemente a su nueva víctima.

Hoy comentaremos las formas más comunes de estafa a través de la red, y daremos algunas recomendaciones esenciales para evitar que seas el próximo blanco.

Un "meme" popular sobre el malware

Un “meme” popular sobre el malware

Malware

Acrónimo en inglés de “Software malicioso” es el nombre técnico que se le da a los virus, gusanos y troyanos, que son archivos corruptos programados con el objetivo de entrar en una computadora y robar información, obtener contraseñas e incluso controlarla a distancia.

Actualmente se propagan a través de enlaces difundidos en las redes sociales, generalmente ocultos tras el nombre de una noticia impactante, chismes y sobre todo en pornografía.

El secreto del éxito en la difusión de los malware en las redes sociales radica en que el link proviene de un contacto “conocido” cuya cuenta posiblemente ya se encuentre bajo el control parcial de una aplicación automatizada. Las personas lo descargan basándose fundamentalmente en la confianza del origen del enlace.

También se propagan en los enlaces de descargas de programas gratuitos, algunos anuncios de publicidad y a través de cadenas enviadas por correo electrónico.

Phising

Phising o suplantación de identidad es el nombre que se la a los sitios web falsos creados con el único objetivo de obtener información confidencial directamente de las manos del usuario.

Son vínculos propagados a través de correos electrónicos o mensajes privados de las redes sociales, donde se comunica una persona que dice venir, por ejemplo, de una entidad bancaría, dejando un link de un sitio que imita de forma exacta la página web original del banco, en el cual le invita a dejar todos sus datos, los cuales posteriormente el delincuente usará para fines no muy deseados por la víctima.

Robo de información

Modalidad delictiva relacionada directamente con la suplantación de identidad, ha crecido enormemente en los últimos años gracias a las redes sociales, y gracias, sobre todo, a la imprudencia de los usuarios que comparten información intima sin ningún tipo de cautela con cientos e incluso miles de otros contactos en la red.

La información robada puede ser usada, por ejemplo, desde pedir un crédito a tu nombre, hasta para la extorsión, el chantaje e incluso para organizar un secuestro.

Es de vital importancia conocer la sensibilidad de la información compartida en las redes, y tomarse un minuto para preguntarse si es realmente necesario compartirla. Además, vale la pena invertir un poco de tiempo para estudiar las configuraciones de privacidad que ofrece cada red social.

Acoso y menores de edad

Si los adultos que manejan las redes sociales son atacados, un niño es mucho más vulnerable aun. No es un secreto que las comunicaciones en internet no ofrecen garantías 100% fiables sobre la identidad real de las personas. Por ende, existe siempre la posibilidad de que un extraño cree perfiles falsos para contactar niños y ofrecerles su “amistad” y otras cosas a cambio de que el menor cumpla con ciertas condiciones.

Desde revelar información confidencial acerca de sus padres hasta ser víctimas de acoso sexual, un menor de edad que no sea supervisado puede correr peligros en la red.

No se trata de volverse paranoicos, pero sí de tomar ciertas precauciones y establecer algunos límites al uso de internet por parte de los niños.

Estafa nigeriana

Este tipo de estafas tienen su nombre gracias a una ley de Nigeria que las penaliza de forma explícita. Además, Nigeria es el país de origen de los primeros estafadores de esta modalidad.

Se basa principalmente en correos electrónicos que informan, por ejemplo, que has ganado la lotería, que un pariente lejano le ha dejado una millonaria herencia, que alguien del extranjero desea mover su dinero a tu cuenta prometiéndote una jugosa comisión, e incluso que una mujer rusa de abundantes atributos se ha interesado amorosamente en usted.

En todos estos casos, al responder el desafortunado correo, le escribirán solicitándole información personal, podrían incluso llamarlo telefónicamente usando el código del país de origen que indica el correo, hasta le enviarían correspondencia con “documentos oficiales” que refuerzan la “autenticidad” de la historia contada.

Luego de realizado ese imprudente intercambio de información, los timadores le instarán a enviar una cantidad de dinero para cubrir los “gastos bancarios, de papelería, de aduana” o de cualquier otra excusa que suene más o menos coherente, prometiéndole además devolverle el dinero junto con la suma prometida, en todos los casos el dinero que solicitan es infinitamente inferior al dinero que le aseguran recibirá.

Recomendaciones

La sociedad ha adaptado sus labores diarias a las nuevas tecnologías, y la delincuencia también, pero la premisa siempre será la misma: Sentido común. Prudencia y sentido común son los guías que le ayudarán a evitar ser una víctima más de los astutos timadores, solo es cuestión de aceptar que nadie, nunca, jamás le regalará dinero por internet.

Evitar a toda costa compartir información sensible por internet, en caso de que alguien se comunique con usted solicitando datos bancarios, es preferible llamar al banco directamente para confirmar la situación, antes que dejarse llevar por el impulso y hacer lo que se ve más fácil.

La información personal, los viajes y todas las pertenencias materiales no son algo que se deba presumir en internet, eso sería como escribirse en la frente “Soy un blanco fácil”.

La red es una herramienta maravillosa que nos ofrece un abanico de nuevas posibilidades a nuestra vida, hagamos un buen uso de ella y ¡sigamos conectados!

Atentamente:

Lcdo. Fabio Mota

Programador web

Scroll Up